Archive for the Trisquibú Category

Resultados y otras cosillas….

Posted in Centrifugadora Escrotal de Ideas Trisquis, Trisquibú on 06/07/2009 by trisquisworld

Hola pequeños mortales, la 9ª edición ya tiene resultados definitivos, la obra de Kiwi tuvo que ser la leche (por lo que me han contado) y yo llevo un finde de misantropía total, vamos, que las cosas van bien encaminadas….

No estaría de más que algún miembro de la Trisquiandad de los que asistieron a la obra de Kiwi se estirara y me mandara una crónica del evento para publicarla por aquí….

Otra cosilla, el otro día murio Karl Malden, ganador de un Oscar por Un Tranvia llamado deseo, coprotagonista de Patton y prota de Las Calles de San Francisco junto a un novato Michael Douglas.

D.E.P.

malden

El golpe de estado de Honduras ha tenido su primera baja mortal.(2 según otras fuentes) así que ya veremos en que acaba todo esto…..

Pero bueno, vamos con cosas más alegres…. que ya tenemos algún que otro impaciente por conocer los resultados de la 9ª Edición de la Centrifugadora Escrotal de Ideas Trisquis. Así que aqui los teneis:

Resultados 9ª CEIT

Z con El Descubrimiento

Arioch con Principio y Final

Punky con Retrato de Algunos

Moriarty con Autobiografía

Kiwi con La Luz Morada de la Planta Baja

Dante con Un botón Dorado

Lord Escrotal con Historias de Ascensor

La tabla con las votaciones:

Titulo K A D P Z M L E R GQ L Media
La luz morada… 4 2 2 5 2 3 2 2 3 2,78
Principio y Final 4 4 3 5 4 3 1 3 4 3,44
Un botón dorado 2 4 1 4 3 3 1 3 3 2,67
Retrato de algunos 3 3 4 4 3 3 3 2 5 3,33
El descubrimiento 1 5 3 4 4 3 4 3 5 3,56
Autobiografía 1 2 1 3 3 5 3 5 3 2,89
Historias de ascensor 2 3 1 3 3 3 2 2 3 2,44

De todas formas hablaré con algunos de vosotros porque me da en la nariz que se está produciendo un “efecto Eurovisión” en las votaciones…

Nada más por hoy….

Salud y Revolución.

Sed malos que mola más….

Yo,¿realidad o mito?

LARGA VIDA AL PSICOTECNOPOP

Trisquibú. II Edición.

Posted in Trisquibú on 21/09/2008 by trisquisworld

Hoy me he levantado de la cama con la intención de tener un gran día. Me preparo un café y unas tostadas, hacia tiempo que no desayunaba así. Me pongo mis mejores galas y salgo a la calle con una gran lista de cosas por hacer: museos, teatro, cine, tiendas…. Pero nada mas salir a la puerta, veo que esta lloviendo, esto empieza mal.

Con una sonrisa en la boca procuro no darle importancia – cogeré un taxi y al centro que me voy – ¿Tu has visto un taxi? Pues yo tampoco. Y el autobús me toca a tomar por culo, así que llego a la parada como las sopas.

No soy supersticiosa ni creo en este tipo de cosas pero esto tiene guasa, un 16 de Julio y parece que cae el diluvio universal.

Llego al centro como dos horas después, mis ganas de pasarlo bien empiezan a diluirse como los rizos de mi pelo a alisarse y ese bolso tan maravilloso que me había costado el salario de un mes desteñía, así que la blusa blanco inmaculado que me había puesto parecía el vomito de mi amiga cuando se tomaba dos combinados.

———————————————————————–Geriatrik Queen

Pero esto no va a poder conmigo, hace meses que estoy esperando este día libre, simplemente para dedicármelo a mi misma, así que entro en una tienda y me compro una blusa nueva, algo sencillo, me la llevo puesta, tiro la otra y entro en una cafetería que me encanta pero que siempre me ha dado apuro entrar porque es como muy moderna, pero hoy es mi día así que nada va a poder conmigo, pido un cortado y un pastelito de crema y voy al baño a secarme un poco. Madre mía que mierda de bolso, mañana se van a enterar las de la tienda, les voy a montar un pollo…respiro hondo…eso, el pollo mañana, hoy es para ti, me retoco el maquillaje, intento recuperar mis rizos…bueno vuelvo a ser un poco más persona, la verdad es que la blusa para ser algo comprado así de emergencia es mona y me hace más tetas, jejeje me sonrío, vuelvo a recuperar el humor de esta mañana. Uy el gloss!! Se me cae y se me mete dentro de una de las cabinas. Abro la puerta y me encuentro una bolsa de deporte negra encima del retrete, que cosa mas rara no? La abro, no puedo resistirme, soy de naturaleza cotilla, JODER!!!!!!! Está llena de billetes de 500€, uffff que mal rollo, con los nervios se me cae al suelo y algunos fajos salen de la bolsa, los vuelvo a meter dentro, cierro y de repente alguien le pega una patada a la puerta del baño y sin darme cuenta ya me veis con mi blusa nueva que me hace tetas, el gloss en la mano derecha y la bolsa en la izquierda rodeada de policías apuntándome con pistolas y diciendo que estaba detenida por el secuestro de no sé que empresario portorriqueño. Claro, al lado de esto, que mi bolso de mierda destiñera me parecía una gilipollez.

Una mano me agacha la cabeza para entrar en el coche de policía, me siento, no he reaccionado, las esposas me aprietan y con todo sigo con el gloss en la mano, antes que el agente cierre miro para fuera, sigue lloviendo, de repente alguien me mira, asiente con la cabeza y me guiña un ojo. La puerta se cierra de golpe, el coche arranca y se oye la sirena, me llevan detenida a comisaría.

————————————————————————————————Kiwi

Yo creo que en la otra vida debí ser Ghengis Khan. Si no, no se explica. No se explica que un 16 de Junio esté lloviendo desde por la mañana, y que vaya detenida en un coche de policía con una blusa nueva de las que me hace más tetas… No sé quién inventaría eso del karma que vuelve, y las alas de mariposa que desatan huracanes pero debería haberle buscado una solución, ya que lo descubrió. Con lo tranquila que estaba yo ayer en mi trabajo gris, mi oficina oscura y aburrida, mi silla de escritorio en la que he ido alimentando estos preciosos michelines, cojincitos míos. Con lo fácil que es ir todos los días al mismo sitio, la misma ruta, con la seguridad de que la única decisión importante del día va a ser el color de la blusa y el menú del comedor que compartes con los otros 299 empleados. No, se me tiene que ocurrir ir al centro comercial aunque todo fueran señales indicando que no fuera, la lluvia, el autobús, el bolso que destiñe, todo. Y la puñetera bolsa con dinero. ¿Por qué me tiene que pasar esto a mí?

Me encantaría hablar y disfrutar del viaje, pero claro, es bastante difícil cuando te sientes Julián Muñoz (por cierto me tengo que depilar el ligero vello superfluo del labio superior, verbigracia, bigotillo). Se supone que tendría que haberlo hecho hoy, que para eso era mi día libre. Qué irónico. Voy a acabar presa en mi día libre. Hay humedad y empieza a hacer calor, así que intento abrir un poco la ventanilla aprovechando que amaina un poco la lluvia. Miro hacia delante para encontrarme con la mirada inquisidora de uno de los agentes… y en ese mismo momento, casi me trago el asiento delantero del frenazo que han dado. ¿Pero esto qué es? Me tiro al suelo del coche en cuanto oigo los primeros disparos, por el rabillo del ojo alcanzo a ver algo… un zopenco de piel oscura con la pistola apuntando al cielo, un traje blanco de mafioso, tan estereotipado y tan cliché. Oigo gritos, gritan los policías… “¡ Pide ayuda, tío, pide ayuda!” Y antes de que me dé cuenta, les sacan del coche a punta de pistola y oigo “Sal, Adela. ¡Corre, vamos, date prisa! Sal del coche!”

¿Sal, Adela? ¿Es lo que ha dicho el moreno? ¿Y esto que es ahora, “Sin tetas no hay paraíso”? Esto es demasiado. Noto como se abre la puerta del coche después de un golpe. El moreno que sabe mi nombre me hace señas para que salga rápidamente, pero no me muevo: estoy asustada. Aquí una, por muy mujer que sea, tiene sus límites. Resoplando, el grandullón me agarra de una muñeca y me saca del coche. Veo a otros dos tipos, de rasgos latinoamericanos, sujetando a los agentes de policía en el suelo. Otros vehículos se han parado, ha dejado de llover y algunos conductores han salido de sus coches llevados por la curiosidad, otros sacan la cabeza por la ventanilla y miran extrañados. El moreno me señala un Audi azul oscuro que está parado delante del coche de la policía, con el motor en marcha y la puerta trasera abierta. Dentro alcanzo a ver una figura que me resulta familiar, una silueta femenina que se define mejor mientras el gorila me empuja hacia el interior del automóvil. Yo estoy sin aliento, sin habla y sin capacidad de reacción, eso sin, con más tetas. Ya no estoy segura de nada, la mujer que me había resultado familiar viste una falda impecable de seda y una camisa negra de satén, unos zapatos de tacón preciosos,  carísimos seguro, así que es imposible que la conozca. Se retira las gafas de sol enormes después de que el moreno cierre la puerta detrás de mí, y yo me quedo con la boca abierta. ¿Vicky? ¿La secretaria de Alfonso? Nos empezamos a mover a toda velocidad con el sonido de sirenas lejanas y los gritos de los otros conductores.

“Hola, Adela. Bienvenida”

¿Qué narices hace mi compañera de oficina aquí? ¿Y por qué va mil veces mejor vestida que yo, cuando nunca ha sido así? Mierda, si hasta parece que tiene más pecho…

———————————————————————————————Dante

Esto si que ha dado un vuelco total al día. Si ya no podía ir peor, llega la puñetera ley de Murphy a tocar los cojones. Vicky, la chupapollas de secretaria de Alfonso (por si no lo había dicho, Alfonso es mi jefe, ahora que pienso, buena polla……).

A lo que iba, que Vicky es la persona más repugnante que he conocido en mi vida: gafas de culo de vaso, ponchos al estilo Pancho Villa, pelo largo zarrapastroso y unas manoletinas desteñidas de tanto usarlas. Y me la encuentro, vestida a lo Sharon Stone en Instinto Básico, en un coche de lujo, dirigiendo a unos matones que parecen salidos de El Padrino, que han montado la de San Quintín dando tiros a diestro y siniestro en mitad de la avenida principal del distrito financiero. Yo creo que el tinte del bolso tiene alguna sustancia tóxica, que al caerme encima de la blusa ha penetrado en mi piel y estoy sufriendo de alucinaciones, si no, no se explica.

A esto que todavía estoy digiriendo la visión de mi compañera a lo tía chunga, el Audi en el que me han metido, pega un acelerón y salimos por patas de la escena.

Vicky sigue mirándome fijamente, de manera lasciva, diría yo, mas que nada porque le acaban de aparecer dos bultos sospechosos sobre la camisa negra de satén (joder, tengo que comprarme una de esas, deben de llevar wonderbra incorporado). No lo había pensado, pero debería estar aterrorizada, acojonada más bien, lo que me esta pasando en el día de hoy solo pasa en las películas, pero esa mirada de Vicky más bien tenia el efecto contrario, estaba tranquila, relajada, muy relajada…. (Creo notar que a mi también me acaban de salir dos bultitos por la blusa que me hace más tetas).

Bueno Adela, no me dices nada?

Que quieres que te diga, no se si algo de lo que esta sucediendo es real

Créeme, lo es, todo lo que va a suceder hoy va a ser muy real, te lo garantizo, y tú vas a estar ahí para verlo.

Una mierda! Hoy es mi día libre y quiero que siga siendo así, no se que coño te habrás tomado, pero no pienso tomar parte de lo que tú y tus matones de pacotilla tengan planeado.

Y sin mediar palabra, la muy hija de la gran puta, me arrea un guantazo, se abalanza sobre mí, y arrancándome de cuajo mi blusa nueva (su puta madre, si la acababa de estrenar), me susurra al oído unas palabras, las cuales no olvidaré el resto de mi vida:

– Zorra, harás lo que yo te diga y cuando yo lo diga, y esta vez, voy a ser yo la que termine con una sonrisa en la cara.

—————————————————————————Lord Escrotal